Luciérnagas...¿en peligro de extinción?
Insecticidas como los neonicotinoides, que se usan en Estados Unidos para las semillas de maíz y soja, son también un riesgo potencial para la especie.

Ahora son las luciérnagas las que se suman a la enorme lista de especies que se enfrentan a la extinción y esto se debe a la pérdida de sus hábitats naturales, uso de pesticidas y la luz artificial.

Las luciérnagas, que pertenecen a un grupo de insectos extendido con más de dos mil especies diferentes repartidas por el mundo, sufren porque necesitan ciertas condiciones ambientales para completar su ciclo de vida y mientras continué la pérdida de su hábitat, la disminución de su número será inevitable.

Factores 

El informe sobre la situación actual de las luciérnagas, quienes iluminan la noche con sus cuerpos brillantes, lo dio a conocer la revista Bioscience. El estudio fue dirigido por la profesora de biología en la Universidad de Tufs, Sara Lewis.

Un ejemplo que dio la especialista sobre la modificación de los hábitats de las luciérnagas ocurre en Malasia; ahí estas criaturas son famosas por sus exhibiciones intermitentes sincronizadas. Necesitan manglares y las plantas que contienen para reproducirse pero su hábitat de manglar se ha convertido en plantaciones de aceite de palma y granjas acuícolas.

El segundo factor que representa una amenaza grave para las luciérnagas es la luz artificial por la noche. Este tipo de iluminación directa, en la que se incluyen las luces de las calles, los avisos, anuncios comerciales y el resplandor del cielo por la luz urbana, puede ser más brillante que la luna llena.

Según los datos del estudio, la contaminación lumínica realmente arruina los rituales de apareamiento de las luciérnagas. Los expertos en la investigación indicaron que los insectos dependen de la bioluminiscencia para encontrar y atraer parejas, por lo que demasiada luz artificial puede terminar interviniendo en su cortejo y aunque se ha cambiado a bonbillas LED, de energía eficiente, esta medida no está ayudando.

Aunque se necesitan más estudios de monitoreo para comprender por qué siguen disminuyendo las poblaciones de luciérnagas, los pesticidas son también una preocupación para su situación actual.

Insecticidas como los neonicotinoides, que se usan en Estados Unidos para las semillas de maíz y soja, son también un riesgo potencial para la especie.