Ameba come cerebros mató a niño que visitó una fuente

No te vayas sin dejar tu LIKE
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
94 Views

El niño murió de una infección rara provocada por lo que se conoce como ameba comecerebros.

UN NIÑO murió de una infección rara provocada por lo que se conoce como ameba comecerebros, la cual se hallaba en las aguas de una fuente recreativa que él había visitado.

El niño, cuya identidad se ha mantenido en secreto, falleció en Texas, Estados Unidos, el pasado 11 de septiembre después de ser hospitalizado con meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), según informó la ciudad de Arlington en un comunicado. 

La infección es provocada por Naegleria fowleri, una ameba que ama el calor y que por lo general se alimenta de bacterias, pero puede abrirse camino por el cuerpo a través de la nariz. Se le conoce comúnmente como la “ameba comecerebros”.

Un análisis de las muestras de agua tomadas de la fuente recreativa del Parque Don Misenhimer, en Arlington, que el niño visitó tres veces entre finales de agosto y principios de septiembre, confirmó la presencia de la ameba.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, que llevaron a cabo el análisis, determinó que el sitio era la fuente probable de la infección del niño.

La ameba Naegleria fowleri se encuentra por lo general en el suelo y el agua dulce caliente, como la de lagos, ríos y fuentes termales. Sin embargo, también puede hallarse en albercas con mal mantenimiento y cloración inadecuada.

Las cuatro fuentes recreativas públicas de Arlington aprobaron su inspección anual antes del comienzo de la época veraniega. Pero los registros del Parque Don Misenhimer y del Centro Recreativo Beacon muestran que los empleados no registraron ni llevaron a cabo las pruebas obligatorias de calidad del agua de manera consistente, incluido el revisar los niveles de cloro.

Las cuatro fuentes recreativas han sido cerradas y no se reabrirán antes de finales del año.

La ciudad de Arlington les ha asegurado a los residentes que el suministro de agua potable de la ciudad no está afectado.

No se documentaron las lecturas de cloración del agua en dos de las tres fechas que el niño visitó la fuente recreativa del Parque Don Misenhimer.

Los registros muestran que los niveles de cloración estaban en un estándar aceptable dos días antes de la última visita del niño, pero la siguiente lectura se documentó el día posterior a su visita, y mostró que el nivel de cloración había caído por debajo del mínimo obligatorio.

Newsweek contactó a Parques y Recreación de Arlington para que comentara al respecto, pero no recibió respuesta al momento de publicar de esta información.

La Naegleria fowleri por lo general infecta a las personas cuando agua contaminada entra en el cuerpo a través de la nariz. La ameba entonces se abre camino hacia el cerebro a través del nervio olfatorio, donde provoca la MAP, una infección que inflama y destruye el tejido cerebral.

Entre 1962 y 2019, los CDC registraron 148 infecciones confirmadas por Naegleria fowleri en Estados Unidos. Cuatro de estas personas sobrevivieron. No obstante, un sobreviviente, un niño de ocho años, posiblemente sufrió de daño cerebral permanente.

No se sabe por qué algunas personas se infectan con la ameba mientras que otras, que pudieron haber nadado en el mismo cuerpo de agua al mismo tiempo, no se infectan.

Los síntomas iniciales, que incluyen un dolor de cabeza agudo, fiebre, náusea y vómito, por lo general se presentan alrededor de cinco días después de la infección. A estos les puede seguir confusión, pérdida del equilibrio, convulsiones y alucinaciones. Los pacientes a menudo mueren a los pocos días de que se presentan los primeros síntomas.

Dado que los síntomas en gran medida se asemejan a los de la meningitis bacteriana, alrededor del 75 por ciento de los diagnósticos de la MAP se hacen de manera póstuma, según los CDC.

Sin embargo, en los casos en que un diagnóstico de MAP se haya confirmado a tiempo para que se administre un tratamiento, un medicamento nuevo, llamado miltefosina, ha dado señales prometedoras, cuando se usa junto con medidas agresivas para combatir la hinchazón cerebral.

Se ha descubierto que varios medicamentos son efectivos contra la infección en condiciones de laboratorio, pero no han tenido el efecto deseado en casos del mundo real, declaran los CDC. N

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *