Internet caerá durante meses si hay una gran tormenta solar

No te vayas sin dejar tu LIKE
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
606 Views

La civilización tal y como la conocemos podría acabar con una tormenta solar extrema. Un evento contra el que ahora mismo no hay defensa posible y que, según un estudio recién publicado, derribará internet de un plumazo durante meses. Y lo que es aún peor: hay una entre ocho probabilidades de que esa tormenta ocurra antes de que acabe la década.

Un estudio que acaba de publicar Sangeetha Abdu Jyothi — una profesora adjunta del departamento de ciencias de la computación de la prestigiosa Universidad de California, Irvine — en la conferencia internacional de comunicaciones SIGCOMM 2021.

Tormenta Solar

Consecuencias impredecibles

Como Abdu Jyothi apunta en Wired, “lo que realmente me hizo pensar sobre esto es que, con la pandemia pudimos ver que el mundo no estaba preparado. No hubo un protocolo para gestionarla de manera efectiva y es el mismo caso con la resiliencia de internet”, la capacidad de la red de redes de resistir los efectos de un evento de esta magnitud.

El mensaje del estudio es muy claro: las partículas emitidas durante una tormenta solar de gran intensidad afectarán gravemente a los cables transoceánicos que conectan internet, provocando el colapso de la red global. Aunque esos cables son de fibra óptica, hay repetidores electrónicos cada varios kilómetros. Y esos repetidores, afirma, no son a prueba de una reacción geomagnética como la que causaría una gran tormenta solar.

El estudio publicado en la conferencia SIGCOMM asegura que la columna vertebral de internet se vería afectada durante meses aunque pudiéramos restablecer el suministro eléctrico al cabo de varios días o semanas. Si es que se puede, claro, porque una vez sonaran los primeros compases, las consecuencias en el comportamiento de la población son impredecibles (más sobre esto último al final del artículo).

Y es que, aunque Abdu Jyothi afirma en su estudio que la infraestructura de redes locales de fibra se podría salvar de la catástrofe, las consecuencias de la parada en seco de los sistemas electrónicos de la humanidad durante semanas o meses tendrá un efecto global sin precedentes. Y cuanto más dependa una zona o un país de estos sistemas — como Europa, China o Estados Unidos — más grave podría ser el efecto.

No es inusual

Lo que hace el aviso de Abdu Jyothi mucho más urgente es que, al contrario que el impacto de un gran asteroide, la probabilidad de una gran tormenta solar no es ni mucho menos remota. Según los expertos en el astro rey, el ciclo solar es ineludible y se nos acaba el tiempo. Ahora mismo calculan que hay una probabilidad entre ocho de que haya una tormenta solar de gran magnitud antes de que acabe la década.

Se acabó el pastel

En ese momento, si no se toman antes las medidas adecuadas, los sistemas de distribución físicos y electrónicos dejarían de funcionar en todo el planeta. La tormenta duraría por lo menos un par de días, así que todo el globo se vería expuesto a ella debido a la rotación terrestre. De hecho, estudios apuntan a que una tormenta solar menor como la que afectó a Quebec provocaría hoy un impacto global que reduciría el producto interior bruto global de un 3,9% a un 5,6%. Esta vez, el 50% de la reducción del GDP estaría fuera de las principales zonas afectadas.

Pero si el evento es como el 1859, el colapso sería casi total. Todas las industrias y personas se verán afectadas. Fabricación, pedidos, entregas, pagos, datáfonos… todo, absolutamente todo excepto los sistemas militares diseñados para ello, podrían dejar de funcionar durante semanas o meses, dependiendo de las medidas de prevención que estuvieran en marcha en esos momentos.

También afectaría al sistema financiero. Ni aunque tuvieras tu dinero guardado en efectivo en un colchón te podrías salvar de los probables efectos devastadores que un evento así puede tener en la civilización moderna.

Una gran tormenta solar no nos mataría como un virus o un huracán de fuerza cuatro, pero podría ser un “reset” mundial de toda la humanidad. Como cuando el servicio técnico te dice que tienes que desenchufar y volver a enchufar el cable de alimentación para que te funcione bien el PC.

Excepto que, esta vez, el PC no volvería a funcionar ni aunque hubiera electricidad para arrancarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *