• Home
  • Atlixco
  • 50 años del movimiento estudiantil en Tlatelolco
Atlixco

50 años del movimiento estudiantil en Tlatelolco

En julio de 1968 durante el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz, se iniciaron una serie manifestaciones y marchas estudiantiles en la Ciudad de México que criticaban el autoritarismo del gobierno, apoyaban las protestas en el mundo, pedían se respetara la autonomía universitaria y exigían la libertad de los presos políticos. A los estudiantes de la UNAM se unieron los del Instituto Politécnico Nacional y todos los centros educativos de la Ciudad de México; después asociaciones de maestros y sindicatos hasta convertirse en un gran movimiento social.  

El 2 de octubre de ese año se convocó a una manifestación en la Plaza de las Tres culturas en Tlatelolco. Faltaban sólo 10 días para el inicio de los juegos olímpicos, lo que contribuía a aumentar la tensión a pesar de que el movimiento estaba ya declinando con muchos de sus líderes encarcelados. Otro factor importante para la comprensión del momento es que en el ámbito político nacional ya se hablaba de la sucesión presidencial y dos de los principales aspirantes eran el general Alfonso Corona del Rosal, jefe del entonces Departamento del Distrito Federal y Luis Echeverría Álvarez, secretario de Gobernación. 

Unos minutos después de iniciada la manifestación, con los líderes que quedaban libres y un orador en el tercer piso del Edificio Chihuahua, un helicóptero del ejército mexicano lanzó unas bengalas sobre la multitud. Con esta señal, militares, paramilitares y francotiradores abren fuego contra los 5000 manifestantes, estudiantes en su mayoría. El número de muertos es desconocido hasta la fecha, pero se sitúa entre 300 y 500, con más 2000 detenidos. Este fue el fin de movimiento estudiantil, los Juegos Olímpicos se celebraron 10 días después en la Ciudad de México sin incidentes. 

En su 5º. Informe de gobierno en 1969, 11 meses después, el presidente Gustavo Díaz Ordaz dijo: “Asumo íntegramente la responsabilidad personal, ética, social, jurídica, política e histórica por las decisiones del gobierno en relación con los sucesos del año pasado”. Él consideraba que había cumplido con su deber al “salvar a México del comunismo”, cuya implantación jamás fue uno de los objetivos del movimiento estudiantil 

Related posts

Asaltantes de Coppel solo logran llevarse ropa y zapatos

itzel

Vamos a darle la tranquilidad que necesitan a los vecino de la Col. Álvaro Obregón

Héctor S. Montoya

SOAPAMA no vende agua:

Héctor S. Montoya